11/25/2006

Locura y Amor

La primera vez que se jugó a las escondidas en la tierra no jugaron personas, jugaron Sentimientos. Fue la iniciativa quien lo propuso y el Entusiasmo bailó de júbilo, secundado por la Euforia. La alegría dio tantos saltos que terminó por convencer incluso a la Duda y a la Apatía y aunque no todos quisieron participar (la Verdad prefirió no esconderse, porque al final siempre la hallaban) la Locura empezó a contar. 1, 2, 3...La primera en esconderse fue la Pereza, dejándose caer tras la primera piedra del camino.

La Generosidad casi no alcanzó a esconderse porque cada escondite que hallaba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos: un lago cristalino ideal para la Belleza, una hendija en un árbol perfecta para la Timidez. Una ráfaga de viento magnífico para la Libertad... Así que terminó por acurrucarse en un rayo de sol mientras el Egoísmo permanecía en un sitio mejor, pero sólo para él. La Mentira por su parte se escondió en el fondo del mar, la Pasión y el Deseo en el centro de un volcán.

Uno a uno todos los Sentimientos fueron escondiéndose y entonces la Locura comenzó a buscar. Encontró a la fe conversando con Dios y cerca de ella a la envidia, que se encontraba a la sombra del triunfo. En el lago halló a la Belleza y aún decidiéndose por algún lugar descubrió a la duda. Poco a poco fue encontrando a todos: al Talento entre la hierba, a la Angustia en una cueva oscura, a la Soberbia en la cima de una gran montaña...

Sólo el Amor continuaba oculto aunque la Locura lo buscó detrás de cada árbol, en cada río y en todos los mares pero cuando ya estaba a punto de darse por vencida, divisó un simple rosal y entre sus flores lo encontró. Decidió aparecerse por sorpresa como siempre el amor solía hacer y cuando empezó a mover las ramas escuchó un quejido que ya no era de sorpresa, sino de dolor: Las espinas del rosal habían herido al Amor en los ojos y le habían dejado ciego!. La locura no sabía que hacer para disculparse por el accidente y lloró e imploró y prometió al Amor que desde entonces siempre sería su fiel guía.Desde entonces, desde que por primera vez se jugó al escondite en la tierra, el Amor es ciego, y la Locura siempre lo acompaña.-

10/27/2006

El Cientifico y Sus Otros

Un científico que descubrió el arte de reproducirse a sí mismo tan perfectamente que resultaba imposible distingir el original de la reproducción.

Un día se enteró de que andaba buscándole el Angel de la Muerte, y entonces hizo doce copias de sí mismo.

El Angel no sabía averiguar cuál de los trece ejemplares que tenía ente sí era el científico, de modo que los dejó a todos en paz y regresó al cielo.

Pero no por mucho tiempo, porque, como era un experto en la naturaleza humana, se le ocurrió una ingeniosa estratagema.

Regresó de nuevo y dijo: "Debe ser usted un genio, señor, para haber logrado tan perfectas reproducciones de sí mismo, sin embargo, he descubierto que su obra tiene un defecto, un único y minúsculo defecto".

El científico pegó un salto y gritó: "¡Imposible! ¿Dónde está el defecto?".

"Justamente aquí", respondió el ángel mientras tomaba al científico de entre sus reproducciones y se lo llevaba consigo.

"Todo lo que hace falta para descubrir al "ego" es una palabra de adulación o de crítica".-

10/12/2006

El Angel De Los Niños

Cuenta una leyenda, que un niño que estaba por nacer dijo a Dios:

Me dices que me vas a enviar mañana a la Tierra, pero... ¿cómo viviré tan pequeño e indefenso como soy?

Entre muchos ángeles escogí a uno para tí, que te estará esperando y te cuidará.

Pero dime, acá en el cielo no hago más que sonreír, cantar, eso me basta para ser felíz. ¿Y cómo entenderé lo que dice la gente, si no conozco el extraño idioma que hablan los hombres?

Tu ángel te dirá las palabras más dulces y tiernas que puedas escuchar, y con mucha paciencia y cariño te enseñará a hablar.

¿Y qué haré cuando quiera hablar contigo?

Tú ángel te juntará las manitos y te enseñará a rezar.

He oído que en la Tierra hay hombres malos... ¿quién me defenderá?

Tú ángel te defenderá, aún a costa de su propia vida.

Pero estaré siempre triste porque no te veré, Señor.

Tú ángel te hablará de mí, aunque yo estaré siempre a tu lado.

En ese instante una gran paz reinaba en el cielo, pero ya se oían voces terrestres, y el niño presuroso preguntó suavemente:

Dios mío, si ya me voy dime su nombre... ¿Cómo se llama mi ángel?

Su nombre no importa... Tú le dirás Mamá.-

9/11/2006

La Isla Inhabitable

Una isla donde habitaban todos los sentimientos: La Alregría, la Tristeza y muchos más, incluyendo el Amor.
Un día, se les fue avisando a los moradores, que la isla se iba a hundir. Todos los sentimientos se apresuraron a salir de la isla, se metieron e sus barcos y se preparaban a partir, pero el Amor se quedó, porque se quería quedar un rato más con la isla que tanto amaba, antes de que se hundiése.
Cuando por fin, estaba casi ya ahogada, el Amor comenzó a pedir ayuda. En eso venía la Riqueza y el Amor le dijo: Riqueza, llévame contigo! - No puedo, hay mucho oro y plata en mi barco, no tengo espacio para ti dijo la Riqueza.
El le pidió ayuda a la Vanidad, que también venía pasando... Vanidad, por favor ayúdame!! - No te puedo ayudar, amor, tú estás toda mojada y vas a arruinar mi barco nuevo!!
Entonces, el amor le pidió ayuda a la Tristeza: Tristeza, me dejas ir contigo? Ay Amor!! estoy tan triste que prefiero ir sola...
También paso la Alegría, pero ella estaba tan alegre que ni oyó al Amor llamar.
Desesperada, el Amor comenzó a llorar, ahí fue cuando una voz le llamó: Ven, Amor, yo te llevo. Era un viejito, y el Amor estaba tan felíz que se lo olvidó preguntarle su nombre.
Al llegar a tierra firme, le preguntó a la Sabiduría: Sabiduríia, quién era el viejito que me trajo aquí?
La Sabiduría respondió: Era el Tiempo.
El Tiempo? Pero porqué sólo el Tiempo me quiso traer?
La Sabiduría respondió; Porque sólo el Tiempo es capaz de ayudar y entender al Amor...

7/05/2006

Generosidad y Castigo

Dos ángeles que viajaban decidieron pasar la noche en el hogar de una familia rica. La familia era grosera y rechazó la estancia de los ángeles en el cuarto de los huéspedes de la mansión. En su lugar, los ángeles fueron hospedados en un espacio frío del sótano. Hicieron su cama en el suelo duro, fué entonces que el ángel más viejo vio un agujero en la pared y lo reparó.
Cuando el ángel más jóven le preguntó porque lo hizo, el ángel mas vieoj contestó "las cosas no son siempre lo que parecen".
La noche siguiente, los ángeles se hospedaron en un hogar muy pobre, pero resulto ser que el granjero y su esposa eran muy hospitalarios. Después de compartir el poco alimento que tenían, los esposos dejaron dormir a los ángeles en la cama de ellos para que estuviernan cómodos el resto de la noche.
Cuando el sol salió a la mañana siquiente los ángeles encontraron al granjero y a su esposa hechos pedazos: su única vaca, de la cual obtenían dinero por su leche, posaba muerta en el campo.
El ángel jóven se molestó y le preguntó al ángel viejo porque dejo que esto sucediera. El primer hombre tenñia todo y lo ayudaste, la segunda familia tenía poco y estaban dispuesto a compartir todo y dejaste morir a su única vaca. "Las cosas no siempre son lo que aparentan" le contestó el viejo ángel.
Cuando permanecíamos en el sótano de la mansión note que había oro en ese agujero de la pared. Puesto que el propietario era tan obsesionado, abaro y poco sipuesto a compratir su buena fortuna, sellé la pared para que él jamás lo encuentre.
Entonces, ayer en la noche cuando nos dormimos en la cama de los granjeros, el ángel de la muerte vino por su esposa. Pero yo le dí la vaca, en lugar de ella.

6/11/2006

La paz perfecta

Un rey que ofreció un gran premio a quél artista que pudiera captar en una pintura la paz perfecta. Muchos artistas lo intentaron.
El rey observó y admiró todas las pinturas, solamente le habían interesado dos, la primera era un lago muy tranquilo. Este lago era un espejo perfecto donde se reflejaban las plácidas montañas que lo rodeaban. Sobre éstas se encontraban un cielo azul con ténues nubes blancas. Todos los que observaron esa pintura pensaron que ésta reflejaba la paz perfecta.
La segunda pintura también tenía montañas. Pero estas estaban escabrosas y descubiertas.
Sobre ellas había un cielo furioso del cuál caía un impetuoso aguacero con rayos y truenos.
Montaña abajo parecía retumbar un espumoso torrente de agua. Todo esto no revelaba lo pacífico en lo más mínimo.
Pero cuando el rey observó cuidadósamente, miró tras la cascada un delicado arbusto que crecía en una grieta de la roca. En este arbusto se encontraba una flor. Allí, en medio del rigor de la violencia caída de agua, estába plácidamente una rosa blanca... "La Paz Perfecta".
Sin dudarlo, el Rey escogió esa pintura y explicó:
"Paz no significa estar en un lugar sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro o sin dolor. Paz
significa que a pesar de estar en medio de estas cosas permanezcamos calmados dentro de nuestro corazón. Este es el verdadero significado de la paz".

6/09/2006

Táctica

Dícen que una vez, había un ciego sentado en un parque, con una gorra a sus pies y un cartel en el que, escrito con tiza blanca, decía: "Por favor Ayúdenme, soy ciego".
Un creativo de publicidad que pasaba frente a él, se detuvo y observó unas pocas monedas en la gorra. Sin pedirle permiso tomó el cartel, le dio vuelta, tomó una tiza y escribió otro anuncio. Volvió a poner un pedazo de madera sobre los pies del ciego y se fué. Por la tarde el creativo volvió a pasar frente al ciego que pedía limosna. Ahora su gorra estaba llena de billetes y monedas.
El ciego le reconoció sus pasos le preguntó si había sido él quien reescribió su cartel y sobre todo, qué era lo que había escrito allí.
El publicista le contestó - "Nada que no sea tan cierto como tu anuncio, pero con otras palabras". Sonrió y siguió su camino.
El ciego nunca lo supo, pero su nuevo cartel decía: "ESTAMOS EN PRIMAVERA, Y... YO NO PUEDO VERLA".
Cambiémos la táctica cuando algo no nos sale, y verás que puede resulte mejor de esa manera.